P+F: ¿Tiene que estar encendido el equipo para grabar?

Dic 1, 2014 | Preguntas más frecuentes (FAQ)

La respuesta corta es: sí, es necesario.

La respuesta completa es: no, no es obligatorio. Pueden realizarse grabaciones aunque el equipo esté apagado.

Para poder realizar grabaciones con el equipo apagado es necesario cumplir una serie de requisitos:

  • La placa base del equipo y la BIOS deben soportar ACPI y permitir el uso de temporizadores de activación (también llamados wakeup timers, RTC Alarms, etc.) Por defecto, todos los equipos capaces de ejecutar Windows 7 o superior admiten esta configuración y está activada por defecto.
  • Las opciones de energía de Windows deben permitir despertar al equipo mediante temporizadores de reactivación.
    • Puede obtener más información en P+F Suspensión e hibernación
    • Debe asegurarse que la opción Permitir temporizadores de reactivación esté habilitada.
  • La cuenta del usuario que creó la grabación debe estar activa y la sesión debe estar iniciada.
    • En caso contrario, la tarea de grabación no se ejecutará nunca, puesto que el Programador de Tareas de Windows no tiene permisos suficientes para ejecutar la tarea si el usuario no ha iniciado la sesión.

Para ahorrar electricidad y no tener el equipo constantemente encendido, se pueden utilizar dos modos:

Suspender el equipo
  • Desde la sesión del usuario que programó la grabación, pulse el botón Inicio y seleccione Suspender de las opciones de apagado.
  • El equipo queda como apagado, pero consume energía para mantener en funcionamiento la CPU, la memoria y muchos de los dispositivos conectados.
  • Con este modo, cuando llega el momento de la grabación, el equipo se reactiva en unos pocos segundos y ejecuta la grabación.
  • Al no cerrarse la sesión, todos los programas abiertos se mantienen ‘activos’ y no se cierran ni se pierde el trabajo en curso.
    • Salvo que sea un portátil, un fallo en el suministro eléctrico, provocará la pérdida del estado del equipo y de todo el trabajo en curso no guardado.
Hibernar el equipo
  • Desde la sesión del usuario que programó la grabación, pulse el botón Inicio y seleccione Hibernar de las opciones de apagado.
  • En este modo el equipo se apaga por completo y apenas consume energía (la mínima para mantener encendida la fuente de alimentación; es equivalente al modo stand-by de una televisión).
  • Cuando llega el momento de la grabación, el equipo se enciende automáticamente y comienza el proceso de carga de Windows, y la recuperación del estado del equipo antes de hibernar.
  • Una vez reiniciado Windows, comienza la grabación, por lo que puede haber un decalaje de varios minutos entre la hora programada de grabación y el momento real de comienzo de la grabación.
  • Al no cerrarse la sesión, todos los programas abiertos se mantienen ‘activos’ y no se cierran ni se pierde el trabajo en curso.
    • Como el estado del equipo se guarda en el disco duro, y puesto que el equipo no está realmente ‘encendido’, un fallo en el suministro eléctrico no provoca la pérdida de información.
p

A tener en cuenta

Se recomienda que realice varias pruebas de grabación en diferentes condiciones de ‘apagado’ del equipo para verificar que funciona de forma correcta la reactivación del equipo y, por tanto, la realización de la grabación en sí.

El modo más seguro (para protegerse en caso de cortes en el suministro) es mediante la hibernación del equipo, aunque introduce un retardo en el comienzo de la grabación. Este problema puede solventarse aumentando el margen de seguridad de inicio de la grabación.